Consejos para diseñar paso a paso tu inversión

Marta 18 junio 2013 0

Existen una serie de aspectos a tener en cuenta a la hora de diseñar la inversión. Deben estar claros los objetivos y los pasos necesarios para contratar el paquete más adecuado.

Qué cabe preguntarse a la hora de invertir

Dos de las preguntas principales, cuando se planea una inversión, han sido sugeridas por el foro Observatorio Inverco, especializado en las diferentes dinámicas de inversión de los ahorradores y en el análisis profundo de su comportamiento a la hora de invertir. Según el foro, tales cuestiones deben ser formuladas y respondidas con la intención de realizar una inversión adecuada y son: cuál es la cantidad que un ahorrador puede llegar a invertir y qué nivel de riesgo enfrenta en una inversión. Esta reflexión lleva a una tercera cuestión que delimita el tiempo máximo que un ahorrador puede esperar, antes de obtener la rentabilidad que desea. Una vez respondidas adecuadamente estas cuestiones, es posible obtener el perfil concreto del ahorrador, algo del todo necesario a la hora de elegir la inversión más adecuada a sus características.

Pasos para contratar un fondo

Para contratar fondos de inversión es necesario realizar una serie de pasos previos: hay que elaborar un análisis del fondo a contratar, antes de pasar efectivamente a la compra. El primer paso es estudiar la rentabilidad del fondo. Lo ideal es contar con información de al menos cinco años para que el análisis arroje datos fiables. Sin embargo, muchos fondos, actualmente vigentes, tienen una vida más corta y hay que conformarse con análisis de rentabilidad de dos o tres años. El siguiente paso a estudiar es la ficha informativa del fondo, su carta de presentación. Es imprescindible leerla porque contiene información pormenorizada de las características del fondo de inversión que se está estudiando. Es la forma más adecuada de conocerlo en profundidad. Por último, antes de señalar la cantidad a invertir y comprar el fondo, es importante recabar información relativa a la comisión de gestión. Cuanto más baja sea, más atractivo será el fondo a elegir. Los fondos ideales debieran tenerla por debajo de un 0,4% y el máximo que no deben superar es del 1%.