Estados Unidos y China defienden sus divisas a todo costo

blogerredas 8 octubre 2010 0

La nueva economía mundial presenta un escenario fuerte, de lucha y, sobre todo, del sálvese quien pueda. La gran crisis del año pasado trajo consigo muchas consecuencias tanto en los países potencia como en los subdesarrollados. A partir de toda esta guerra por sobrevivir y que la crisis no destruya las economías nacionales, las divisas se han convertido en una importante arma proteccionista para apuntalar la incipiente, y débil, recuperación económica.

Como muchos economistas se encargan de aclarar, a ningún país le interesa en estos momentos una moneda fuerte ya que restaría competitividad a sus productos y, por tanto, agobiaría sus exportaciones.

Así, agotados los paquetes de estímulo, los países empiezan a tomar medidas para proteger sus divisas ante un dólar y un yuan cada vez más devaluados, que favorece sus exportaciones. El billete verde está en mínimos de 15 años respecto al yen y de ocho meses con el euro (1,40 unidades). Algunos países emergentes como potencia (Brasil y Japón) han intervenido, sin éxito, sus monedas para intentar frenar su fortalecimiento. Además, el Gobierno nipón ha creado un fondo de 60.000 millones de dólares para comprar activos.

Por otra parte, en Brasil, en los últimos días las autoridades vienen comprado dólares para pagar su deuda exterior y se ha aumentado el impuesto que grava la inversión extranjera en renta fija, para desincentivar las operaciones a corto plazo. En tanto, la UE y EEUU han pedido, también sin éxito, a China que aprecie el yuan y, más aún, cuando su devaluación es artificial.

En cambio, España vive esta situación a medias tinta. Por un lado, su balanza comercial es inversa a la de la locomotora europea, con lo que se beneficia de compras más baratas. Pero, asimismo, el país puede verse tocado por su exposición a Latinoamérica, donde, a excepción del citado Brasil, las divisas se han depreciado recientemente respecto al dólar.